¿Qué es ser un becario Presidente Néstor Kirchner?

Isabella Esquivel Ventura


Nuestro contexto latinoamericano actual está caracterizado por constantes situaciones de incertidumbre, desigualdad, crisis y violencias en todos los ámbitos, donde la juventud representa uno de los sectores de la población en situación de vulnerabilidad, en tanto las oportunidades de desarrollo y autonomía se reducen, limitan o desaparecen para atender otros problemas sociales.
Sin embargo, muchas y muchos jóvenes en el mundo consideramos que la vulnerabilidad no debe ser lo que caracterice nuestras condiciones y posiciones en la sociedad, y para ello debemos ser actores partícipes de la transformación de nuestros contextos, aprovechando las oportunidades que existan, pero también generando otras tantas que abran el camino al cambio.

En este sentido, la Beca Presidente Néstor Kirchner es una de esas oportunidades que las y los jóvenes esperamos aprovechar, importante y significativa en la medida en que reconoce las trayectorias de sus becarios y fomenta un mayor y mejor desarrollo profesional que nos permita continuar contribuyendo a construir una mejor sociedad.

De manera muy puntual, esta Beca representó para mí la oportunidad de compartir conocimientos y experiencias en otro contexto social, académico y político, así como retroalimentarlos y tener una mayor claridad de qué es lo que nos queda por hacer.
De igual forma, la posibilidad de conocer otros puntos de vista, experiencias y perspectivas de quienes están también involucrados en los temas que trabajo, o bien de quienes están en otros ámbitos, fue una gran aportación de la Beca, pues la diversidad, confluencia y discrepancia en los temas enriquecen la perspectiva propia y la colectiva para seguir adelante.

Conocer la ciudad de Nueva York y, especialmente, The New School fue otra de las grandes experiencias que la Beca me ha proporcionado. El respeto, la diversidad, la creatividad, la apertura con la que tanto la ciudad como la escuela nos recibieron, fueron clave para disfrutar y aprovechar la estancia.

La existencia de Milano School y el Observatorio Latinoamericano fue un grato descubrimiento, ya que representan espacios académicos y de incidencia de los cuales me gustaría poder participar o formar parte eventualmente, por su enfoque y compromiso social y académico. Pero en particular, conocer al equipo que hace posible la Beca fue tal vez la parte más significativa en mi experiencia, pues su calidez, apoyo, profesionalismo, solidaridad y apertura fue en todo momento de gran valor personal y académico.

En mi opinión, la Beca cumple con su objetivo de apoyar la formación y promoción de jóvenes líderes en América Latina y el Caribe, con interés académico y vocación de servicio público, al abrir tantas y tan importantes posibilidades de vinculación académica, compromiso social e incidencia pública, lo cual ha sido una oportunidad y un reto muy grande que marca en mi vida profesional un parteaguas, y que me deja como legado la reafirmación de mi interés, compromiso y responsabilidad de continuar buscando más formas y caminos que nos lleven a una sociedad justa e igualitaria.