¿Qué es ser un becario Presidente Néstor Kirchner?

Roland Jeremy Álvarez Chavez (Perú)


Sociólogo y activista social LTGB por el Movimiento Homosexual de lima (MHOL), con especialidad en proyectos de desarrollo social, con énfasis en temas de salud, participación ciudadana, derechos humanos, vigilancia e incidencia política; y en proyectos de investigación social, con énfasis en temas de salud, sexualidad, género y sociedad.

“A partir de mi experiencia, ser un becario Presidente Néstor Kirchner 2012-2013 significa un orgullo y un reto al mismo tiempo. Un orgullo ya que se recibe la oportunidad de seguir con el legado y los ideales de Néstor Kirchner en la creación de una región integrada y con desarrollo para todos, con inclusión y respeto de los derechos humanos; y un reto, ya que la experiencia significa poder poner en práctica la construcción de una sociedad que cumpla con dichos ideales.
A mi parecer, la beca tiene una naturaleza única, debido a la excelente combinación entre el trabajo académico y el compromiso social que se solicita a los becarios. A mi parecer, dichos componentes son complementariamente necesarios para un mejor entendimiento de la realidad y sus problemas. El exclusivo trabajo académico muchas veces posee demasiada pretensión al querer explicar un hecho o realidad desde sólo la capacidad de abstracción y construcción teórica; y la sola explicación desde el servicio público requiere la luz de la teoría para un mejor y profundo análisis de causas y factores. El encuentro de ambos produce mayor riqueza explicativa e interpretativa, lo que brinda mayor capacidad de entendimiento, y por tanto de resolución de problemas.
Académicamente, la beca Kirchner me ofreció el momento oportuno de tener un espacio para dialogar con mi trabajo académico, con mis ideas y argumentos acerca de temas centrales para la región: democracia, inclusión, desarrollo, derechos humanos y políticas públicas; y más aún para un país como Perú donde el contexto actual no es el más oportuno ni el mejor sobre asuntos de derechos humanos y comunidades más vulnerables, como el caso de la población LTGB. Menciono momento oportuno, pues después de varios años de trabajo académico y de activismo en Perú, siento que era necesario un periodo para exponer hipótesis y argumentos que he venido construyendo frente a diversos especialistas y también frente en a un espacio que busca potenciar y estimular el nivel de análisis en Latinoamérica.
Las reuniones con diferentes académicos me brindaron diversos puntos de opinión acerca de mi trabajo, así como recomendaciones a tener en cuenta para mi investigación, que en el tiempo de diálogo con mis ideas decidí iniciar prontamente. Rescato la retroalimentación centrada en las relaciones y tensiones entre sociedad, movimientos sociales y estado; así como en el punto de encuentro entre factores económicos y fenómenos sociales, como en el caso de la migración, proceso que llega a afectar la construcción de las identidades en espacios transnacionales, a través de negociaciones personales e interpersonales y que ejercen una influencia en diversos aspectos de la vida cotidiana, incluido el ejercicio de la sexualidad y la identidad de género y las prácticas de supervivencia.
En el plano político, incidencia y organizaciones de sociedad civil, fue interesante tener un panorama amplio del alcance de organizaciones que trabajan en un nivel internacional, frente a Naciones Unidas por ejemplo, realizando trabajo de incidencia con los representantes de países en la implementación de recomendaciones internacionales que protegen los derechos de personas LTGB. Al mismo tiempo, conocer organizaciones como “Sylvia Riviera Law Project” que trabajan en un nivel de base comunitaria, en apoyo de personas LTGB de bajos recursos, migrantes informales, afro descendientes y con especial énfasis en personas trans, me brindó la oportunidad de confirmar la urgente y necesaria respuesta a la pobreza, las políticas migratorias y la oportunidad de empleo y la necesidad de enfocar los esfuerzos en los más desposeídos.
Finalmente, existe el compromiso de mi parte en continuar con la labor de promoción y defensa de los derechos humanos, mi convicción en la creencia del desarrollo inclusivo y la integración regional. Asimismo, considero la beca Kirchner como una oportunidad para Suramérica para la promoción del pensamiento crítico y socialmente comprometido, que enfrente la realidad y permita transformarla para el beneficio de sus naciones.”