¿Qué es ser un becario Presidente Néstor Kirchner?

Analía Calero (Argentina)


Licenciada y Magíster en Economía por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Se encuentra cursando el Doctorado en Economía en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Actualmente se desempeña como especialista en empleo y protección social en la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía. Trabajó previamente como consultora en Ministerio de Economía, ANSES, ILO, GCBA e INDEC. Es docente de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Tecnológica Nacional. Sus temas de investigación refieren a políticas públicas con enfoque de derechos humanos.

Ser becaria PNK fue una experiencia realmente extraordinaria. Como dejaron de manifiesto becarios anteriores, es una oportunidad única en muchos sentidos. Es reconocimiento, responsabilidad y desafíos.

Ser becaria PNK implica la oportunidad única de:

 -Exponer un trabajo académico, pensado como aporte al bien común, en un lugar multicultural, heterodoxo y de gran difusión, como es el Observatorio Latino Americano (OLA) de la New School.

-Ser leída por destacados académicos, a quienes tengo en gran estima y que generosamente me brindaron su tiempo y comentarios.

-Ser oída en la conferencia pública por diplomáticos, funcionarios de Naciones Unidas y fundamentalmente hacedores de política pública.

-Reunirme con especialistas de la sociedad civil y profesores universitarios, que están trabajando temas similares, y quienes están encantados de armar redes para seguir intercambiando ideas, más allá de la duración de la beca.

 -Conocer pares que trabajan temas similares, desde otras disciplinas y con herramientas diversas, como ser el uso de los medios de comunicación y las TIC’s para el empoderamiento juvenil y la inclusión. Asistir a sus clases y nutrirme de nuevas experiencias.

-Acceder a bibliotecas con materiales únicos, que me permitieron seguir enriqueciendo mi formación profesional.

-Compartir vivencias con argentinos y latinoamericanos en USA, que siguen de cerca lo que sucede en Argentina, en el contexto de América Latina.

Ser becaria PNK implica también obtener un reconocimiento no sólo por mérito académico, sino fundamentalmente por vocación pública y por compromiso social, de aportar desde diversos espacios y con las herramientas que tenemos en diferentes etapas de nuestras vidas a mejorar el bienestar de nuestros pueblos.

Ser becaria PNK implica también la responsabilidad, de discutir política pública desde la academia, y poner sobre la mesa los ganadores y perdedores de cada posible medida para seguir avanzando en las conquistas sociales que mejoren las condiciones de vida de los históricamente relegados y que no tienen voz.

Ser becaria PNK es el desafío de pensar más allá de las fronteras en lo que respecta al diseño de políticas públicas inclusivas y con enfoque de derechos humanos. Es el desafío de no bajar los brazos a pesar de los avatares a los que nos tiene acostumbrada la historia, en particular a los pueblos latinoamericanos. Y seguir soñando en la transformación política, económica, social y cultural de una América Latina que desde la democracia, nos incluya a todos, porque vimos en estos últimos años que es posible, si hay voluntad política.

Los días que estuve en la New School, los preparativos para exponer el documento de trabajo sobre Juventud y Desigualdad, los debates, la vuelta, fueron todo esto y mucho más. Conocí gente extraordinaria, con la que me sentía como en casa. Ser becaria PNK es una distinción preciosa, que no se compara con ninguna otra experiencia académica que haya vivido y que llevaré con honor durante toda mi vida.